Blueprint del cañón M1936 F-22 de 76 milímetros

Blueprint del cañón M1936 F-22 de 76 milímetros, fue un cañón semiuniversal de divisiones soviéticas, adoptado para el servicio del Ejército Rojo en 1936. Este cañón fue utilizado en conflictos entre la URSS y Japón en el Lejano Oriente, en la Guerra de Invierno y en la Segunda Guerra Mundial. Muchos F-22 fueron capturados por la Wehrmacht, modernizados por los alemanes y utilizados contra las fuerzas soviéticas.

Descripción del cañón de 76 milímetros M1936 F-22

El F-22 era un cañón semiuniversal que combinaba las capacidades de un cañón de división y, en cierta medida, de un cañón antiaéreo. Tenía un carro de doble recorrido con suspensión y ruedas de acero con neumáticos de goma. El cañón estaba equipado con un bloque de recámara deslizante vertical semiautomático.

El mecanismo de retroceso consistía en un amortiguador de retroceso hidráulico y un recuperador hidroneumático. Las miras y los controles de elevación estaban ubicados en diferentes lados del cañón. La cámara se ajustaba al cartucho estándar modelo 1900. Lo que significaba que el cañón podía usar munición de cañones de división y de regimiento más antiguos de 76,2 milímetros.

Blueprint del cañón M1936 F-22 exhibido fuera del Museo Militar Finlandés en Helsinki
Blueprint del cañón M1936 F-22 exhibido fuera del Museo Militar Finlandés en Helsinki

Historial de desarrollo y producción del cañón de 76 milímetros M1936 F-22

A principios de la década de 1930, el comando RKKA consideró la idea de utilizar armas universales, es decir, armas que podrían usarse tanto como armas de campo como armas antiaéreas. Mikhail Tukhachevsky, el jefe del departamento de artillería entre 1931 y 1934, ordenó el desarrollo de piezas de división universales con 360 grados transversales y semi-universales.

Entre otras oficinas de diseño de artillería que se unieron al programa estaban la oficina de diseño de la planta “Krasniy Putilovets” (cañones universales L-1 y L-2), la oficina de diseño de la planta número 8 (cañones semi-universales 25K, 31K y 32K) y GKB-38 (universal A-52 y semi-universal A-51).

GKB-38 se cerró en 1933, y V. G. Grabin, el desarrollador líder del equipo que estaba trabajando en el proyecto A-51, se convirtió en el jefe de una oficina de diseño de la nueva planta Novoye Sormovo número 92 en Gorki. En 1934 el A-51 – redesignado F-20 – fue terminado, pero Grabin no estaba satisfecho con el resultado y comenzó a trabajar en un nuevo cañón, el F-22.

En abril de 1935 tres prototipos del F-22 estaban listos, dos de ellos con carros de ruta dividida. Todos los prototipos tenían frenos de boca y cámaras alargadas para una nueva carcasa experimental (7,1 kg, velocidad del hocico 710 metros por segundo, alcance de hasta 14.060 metros).

Pruebas de fábrica

Las pruebas de fábrica empezaron el 8 de mayo; el 9 de junio los prototipos fueron llevados al campo de tiro Sofrinsky cerca de Moscú. El 14 de junio el cañón, junto con otras piezas de artillería, fue mostrado a los líderes del país, incluido Joseph Stalin. El F-22 causó una buena impresión y fue enviado a pruebas en tierra, que se terminaron el 16 de diciembre.

En julio de 1935 se requirió que la planta produjera 10 piezas. En marzo de 1936 cuatro cañones fueron entregados a la RKKA para probarlos, que continuó hasta el 22 de abril. A pesar de algunas deficiencias, el 11 de mayo de 1936 el cañón fue adoptado como el cañón de división de 76 milímetros modelo 1936 (F-22).

El modelo final carecía de un freno de boca que, según el ejército, levantaba demasiado polvo, revelando la posición del cañón, y fue rediseñado para el cartucho modelo 1900 para permitir el uso de municiones antiguas de 76,2 milímetros.

El F-22 fue producido por dos plantas, la número 92 y la planta de Kirov, posiblemente también por “UZTM” (Ural Heavy Machinery Building Plant). La tasa de producción fue lenta debido a una construcción más sofisticada en comparación con las armas más antiguas y debido a la necesidad constante de reparar fallos en el diseño.

En 1936 solo se produjeron 10 piezas, en 1937 – 417, en 1938 – 1.002, en 1939 – 1.503. La producción se detuvo debido a la adopción de un nuevo cañón, el cañón de división de 76 milímetros modelo 1939 (USV).

Blueprint del cañón M1936 F-22 en el museo de artillería de Hämeenlinna, Finlandia
Blueprint del cañón M1936 F-22 en el museo de artillería de Hämeenlinna, Finlandia

Organización y servicio RKKA

Según la organización de 1939, cada división de fusileros tenía dos regimientos de artillería; el regimiento ligero (un batallón de cañones de 76 milímetros en tres baterías de cuatro cañones; dos batallones mixtos con una batería de cañones de 76 milímetros y dos baterías de obuses de 122 milímetros) y el regimiento de obús; con un total de 20 cañones de 76 milímetros por división.

En junio de 1940 el batallón de cañones de 76 milímetros fue retirado, y solo quedaban 8 cañones. En marzo de 1942 se añadió un tercer batallón mixto (una batería de 76 milímetros y una batería de 122 milímetros), lo que elevó el número de cañones de 76 milímetros a 12.

Las divisiones motorizadas tenían dos batallones mixtos (una batería de cañones de 76 milímetros, dos baterías de obuses de 122 milímetros), totalizando 8 cañones de 76 milímetros. Las divisiones de caballería hasta agosto de 1941 también tenían 8 cañones de 76 milímetros, luego se eliminó la artillería de división.

El F-22 también fue utilizado por brigadas de artillería antitanque (24 piezas), a partir de 1942 por brigadas de cazacarros con 16 piezas, y por brigadas de artillería ligera (60-72 piezas).

El F-22 entró en combate por primera vez en la Batalla del Lago Khasan en 1938. El arma también fue utilizada en la Guerra de Invierno. El 1 de junio de 1941 el RKKA poseía 2.844 F-22. Muchos se perdieron, pero un número limitado permaneció en servicio hasta el final de la guerra. Por ejemplo, dos regimientos de artillería (40 piezas) tomaron parte en la batalla de Kursk. Se empleó principalmente como un cañón de campo, a veces como cañón antitanque y aparentemente nunca se usó como arma antiaérea.

Otros operadores

En 1941-42 la Wehrmacht capturó cientos de F-22. Inicialmente fueron adoptados como cañones de campaña, designados FK 296(r). A finales de 1941 se decidió reconstruir el cañón como un arma antitanque, 7,62 centímetros PaK 36(r). Las modificaciones incluyeron la recámara para un cartucho más grande, un sistema de retroceso modificado, controles de elevación que se movieron al lado izquierdo del cañón donde residían las miras.

Además, la elevación era limitada y la mayoría de los cañones recibieron un freno de boca. Se produjeron nuevas municiones para el arma. El PaK 36(r) llegó al campo de batalla en la primavera de 1942. Se convirtieron 560 piezas y algunas de ellas se utilizaron para armar cazacarros Marder II y Marder III.

Nueve F-22 en la configuración original se montaron en tractores de media oruga Sd.Kfz. 6, dando como resultado el Sd.Kfz. 6 mit 7.62 centímetros FK 36 (r).

En Rumania, algunos F-22 capturados fueron montados en un chasis de tanque ligero T-60 para crear el cañón autopropulsado TACAM T-60. Se construyeron 34 unidades.

El ejército finlandés capturó 29 cañones y compró 47 adicionales de las existencias excedentes alemanas durante la Segunda Guerra Mundial. El cañón fue llamado 76 K 36 en servicio finlandés. El arma estuvo en servicio activo hasta la década de 1960 y se almacenó hasta la década de 1990.

Blueprint del F-22 M-1936 76mm
Blueprint del F-22 M-1936 76mm

Resumen del cañón de 76 milímetros M1936 F-22

La idea misma de un cañón de división de 76 milímetros con capacidades antiaéreas estaba condenada por las siguientes razones:

Un cañón antiaéreo necesita una balística potente y un recorrido de 360 grados, lo que hace que el cañón sea innecesariamente grande y costoso para un cañón de división.

El propósito principal de los cañones antiaéreos de primera línea es la protección contra bombarderos en picado y aviones de baja altitud, contra los cuales los cañones automáticos de pequeño calibre son mucho más efectivos que un cañón de 76 milímetros.

En el caso del F-22, el intento produjo un cañón que era a la vez un arma antiaérea pobre y una pieza de campo mediocre. Carecía de un recorrido de 360 grados y su velocidad de boca estaba por detrás de la del antiguo cañón AA de 76 milímetros modelo 1915/1928 (730 metros por segundo).

El mecanismo automático de recámara fallaba en elevaciones superiores a 60 grados, reduciendo la velocidad de disparo. Después de las investigaciones iniciales, la RKKA aparentemente abandonó la idea de usar el F-22 como cañón antiaéreo. El arma nunca estuvo equipada con proyectiles AA y con miras adecuadas para el papel.

Uso del arma contra los aviones

No hay informes sobre el uso real del arma contra aviones. Como cañón de división, el F-22 también tenía deficiencias significativas. Era relativamente grande y pesado, lo que limitaba su movilidad. El empleo en el papel antitanque se vio obstaculizado por la colocación inconveniente de miras y controles de elevación en diferentes lados del cañón.

El arma era difícil de producir y poco confiable. Ofrecía algunas ventajas en alcance y capacidad de perforación de blindaje sobre el cañón de división de 76 milímetros M1902/30, pero no era significativamente mejor.

Como resultado, en 1937 se emitieron los requisitos para un nuevo cañón de división, lo que finalmente resultó en el F-22USV. Sin embargo, su derivado alemán, el PaK 36(r) de 7,62 centímetros, funcionó bien en el papel antitanque.

Fuente: Wikipedia, tienes más información y comentarios sobre el blueprint del cañón M1936 F-22 en el foro, sigue leyendo…