Estuvimos en ArtFutura

El raccord, como bien se intuye con el ejemplo de Albert, sería algo así como la continuidad entre planos. Hay muchos factores que influyen en esto: el diálogo, el sonido, el vestuario, la luz.

Los ejes, también es un tema bastante sencillo, pero misteriosamente todos hemos caído alguna vez en error. Resulta que cuando tú grabas algo con tu cámara, por ejemplo un diálogo, se establece un eje imaginario entre los dos personajes. Pues bien, la cámara sólo podrá moverse por un lado de este eje. Él personaje a siempre estará a la derecha, y el b a la izquierda de la pantalla. Esto podemos apreciarlo en los planos y contraplanos que suelen utilizarse en el cine a la hora de mostrar diálogos entre personajes. Lo más cerca del eje que puedes situar la cámara es sobre el eje mismo, de manera que tienes un campo de 180 grados para situar la cámara donde te plazca.

Si en un momento dado, traspasas ese eje, como dice Albert, los personajes cambiarían de sitio, y se produciría un fallo de raccord, con el consiguiente desconcierto del espectador. Hay que tener en cuenta que nunca hay un solo eje de acción, sino que en una escena se pueden establecer varios. La próxima vez que veáis una película, fijaos en esto, y veréis si se le puede sacar provecho. ¿a qué no es tan difícil señores profesores?