Artes: por que la misma realidad

Un saludo, este es un breve ensayo que había colgado en mí blog y decidí compartirlo con ustedes. Recuerden que es solo mi humilde opinión, no deseo desatar ninguna clase disputa.
la realidad en las artes.

Estas últimas semanas las he dedicado a estudiar a varios artistas pasados, a varios maestros del arte mejor dicho, como durero, Velázquez, Miguel Ángel, degas, Da Vinci, entre otros.nombres que no pasan desapercibidos a través de la historia del arte.
¿Qué fue lo que realmente los hizo famosos en el transcurso del tiempo? ¿Qué fue lo que hizo que muchos estudiantes de artes pasáramos horas y horas copiando y estudiando sus trabajos? Escribiendo informes, ensayos, y de cierta forma venerarlos de las mil.

Y un maneras posibles. Pues es muy simple:
ellos nos mostraron la realidad de una manera imposible, nos mostraron una perspectiva distinta de lo que tenemos a nuestro alrededor.
Ahora, dirán que esto es un cliché, que ya lo sabían y que es unas de las cosas más obvias que existen.pues no, no se ha entendido del todo..

Día a día las artes van evolucionando y se van transformando, algunas tendencias.

Se mezclan, se contradicen y chocan unas con otras, pero algo que nunca ha variado y se ha convertido en sujeto ineludible es la naturaleza. Aceptémoslo.

Para muchos artistas cada día significa una serie de intentos de representar a la naturaleza, ya serán fallidos o éxitosos, pero esta es la prueba irrevocable, es la meta sublime que todo artista, en su mayoría, inspira alcanzar o imitar.
ahora olvidémonos de la palabra naturaleza como tal, llamémoslo realidad. la realidad tuya y mía, por ejemplo, yo puedo decir que estos momentos estoy sentado en mí cuarto, a mi izquierda tengo un cuaderno de bocetos, un folio lleno de papeles y un vieja libreta, a mi derecha tengo el mouse colocado sobre una mini- Alfombra persa, muy bonita por cierto, y todo dispuesto sobre un escritorio de madera que aspira en algún momento estar completamente ordenado. Ya tu realidad y situación será distinta a la mía, pero es otra de las metas que aspiramos muchos artistas en algún momento, representar la realidad, y no hacerlo a la perfección conlleva a la insatisfacción.

Desde pequeños queremos dibujar a papa y a mama, a nuestros hermanos, a nuestro perro, a lo vecinos, a la mata de afuera, lo que sea, y si esta copia no es totalmente fiel a lo que vemos tendíamos a deprimirnos o dejar el oficio de lado. Como dice Frank gladestone – cuando diremos ¿y que? Esta es mi versión. ¿cuándo existirá la fuerza necesaria? – Y esté ejemplo tan simple se ha desentendido y empieza a pesar hasta convertirse en la carga del arte.

No me tomen como irreverente, no se trata siempre de romper patrones ni esquemas, porque hay tres formas (las más populares) de hacer arte. Representar a la realidad, hacer una abstracción de ella, o ambas. Las tres son ampliamente aceptables.

A donde quiero llegar con todo esto? Que no se ustedes, pero yo cuando pago para entra al cine, a una galería, a un concierto o bien a cualquier clase de evento artístico, estoy pagando por que alguno de esos sujetos o artistas propiamente dicho va a enseñarme a mi a, por un momento, ver las cosas de manera distinta, va a enseñarme otra cara de la realidad y por lo tanto experimentaré emociones nuevas e imágenes cautivadoras.
¿Por qué pagaría yo para experimentar algo que veo día a día en las calles o en un paisaje, o cómo comentaba en mí habitación, para que más de lo mismo? Este es el error donde recaemos muchos artistas, y la clave, y no me cansaré de repetirlo, es mostrar las cosas de forma distinta, no hay por que dejar de imitar a la realidad siempre y cuando la mostremos desde otro ángulo.

Podemos quejarnos:
¿Por qué mis retratos no son más que retratos? ¿por qué mis fotografías no dejan de parecer meras fotografías caseras? ¿por qué esta película que veo no conmueve ni un palmo? y es por eso. El arte a veces se malentiende.

Si te dedicas a hacer retratos, el hecho de que sean lo más fiel posible e incluso hiperrealistas, no tiene ningún valor, para eso tomaría una fotografía. Si haces un retrato, haz que quede implícita una cualidad de esa persona, haz que se vea más vivaz aún o hasta otorgarle un semblante oscuro si así lo deseas.

Si te dedicas a la fotografía, si vas a tomar una fotografía, así sea a una publica (escusado), juega con la iluminación, con los ángulos, con los colores, y haz ver esa publica de otra forma. Dí algo con la fotografía.
busca mostrar de forma implícita lo que tú vez en el momento.
Si vas a hacer una película, haz que todos se den cuenta de la belleza de aquellos hechos tan simples o cotidianos que de pasaríamos desapercibidos, y esto se aplica a otras formas de arte.

aprovechemos la libertad que nos da un lápiz, un pincel, un instrumento, una cámara etc, que es para eso que existen. No lo malgastemos en hacer más de la misma realidad, a la que tenemos acceso todos los días.
Es por ello la fama aquellos maestros del arte. Como Da Vinci hizo misterio de una sonrisa, como degas dota de fuerza y sagacidad el simple movimiento de una bailarina, como Velázquez muestra la naturaleza efímera de la realeza, como durero impregna de tristeza o felicidad sus retratos, como los hace pensar.
¿por qué si ¿no? ¿Qué sentido tiene hacer arte? .