Goya para alike

Goya para alike-lucia-solana-510x286.jpg

No fueron todos los que estaban nominados -hasta seis, pero una edición más, los máximos galardones del cine español se acordaron de Castilla y León, y lo hicieron de la mano del cineasta vallisoletano Enrique Gato, que logró su tercera estatuilla por su segundo largometraje «Atrapa la bandera»; la maquilladora burgalesa Lucía Solana, parte del equipo de May Effects que se hicieron con otro «cabezón» gracias a su trabajo en «Nadie quiere la noche», y la segoviana Esther García, directora de producción de El deseo, que recogió el Goya a la mejor película iberoamericana («El clan»).

Descansado de la celebración y digerido ya el nuevo galardón, Enrique Gato volvía a incidir en este periódico que tanto galardón les está «malacostumbrando». «Eso de que caiga siempre, cuando llegue la primera decepción nos llevaremos un disgusto, sobre todo la familia», bromeaba al otro lado del teléfono. Chascarrillos aparte, el director del considerado por la Academia como mejor largometraje de animación sostuvo que lo primero que se le vino a la cabeza tras oír el nombre de «Atrapa la bandera» fue el equipo de desarrollo del film. «Hay una cosa qué la gente no tiene muy clara en las películas de animación y es que son especialmente duras de realizar y para él equipo de desarrollo es una cosa muy importante». Por ello, poco después de recibir el galardón, Gato se acordaba de ellos en su perfil de Twitter. Pero también su equipo se acordó de él y reclamaron su presencia para compartir el «trozo» de Goya qué le tocaba, aunque se vio truncada por los abruptos cortes de la realización. «Es un detalle muy feo que espero que corrijan para la siguiente ceremonia. Entiendo que tengan que limitar las intervenciones, pero pueden hacerlo de otra forma qué no sea tan cruel».

Sobre los cortes en la realización de la gala: «Es un detalle muy feo que espero que corrijan para la siguiente ceremonia»

.

Más allá de esta polémica, el vallisoletano consideró que «Atrapa la bandera» representa «muchas de las cosas» que están empezando a pasar en la animación española: «Cada vez sabemos más cómo se hace esto y estamos más consolidados no sólo en España sino a nivel internacional». Para el director de la también exitosa «Las aventuras de Tadeo Jones», «jamás ha habido un momento tan potente de la animación española y lo mejor que podemos decir a día de hoy es que, sigue creciendo. Aún no hemos encontrado el límite y ojalá nunca lo encontrémos». Un momento dulce que tiene varias consecuencias positivas, entre ellas, citó el cineasta, que «cualquier persona qué se quiera dedicar al cine de animación ahora puede elegir quedarse en nuestro país».
La otra triunfadora.
Por su parte, otra de las grandes triunfadoras de la noche, la integrante del equipo de May Effects Lucía Solana, se mostró sorprendida por recibir la estatuilla porque competían «con películas que tenían muchas y buenas cosas, sobre todo maquillajes protésicos, que es a lo que nos dedicamos, y no las teníamos todas con nosotros». Por curioso que parezca, lo primero que se le pasó por la cabeza a la burgalesa tras escuchar que habían ganado el premio no era otra cosa qué la directora del filme, Isabel Coixet, «estuviese orgullosa del trabajo y del Goya recibido. Bueno, eso y de no caerme por las escaleras debido al vestido largo que llevaba», afirma entre risas Solana, que no dudó en asegurar que trabajar tanto con Coixet como con Juliette Binoche y todo el equipo de la película fue «un verdadero placer y aprendí muchas cosas. Planificaban el día para qué tuviésemos todo el tiempo que necesitábamos para maquillar y en ese sentido nos pusieron las cosas muy fáciles». Y ahora, tras la resaca por el «cabezón» recibido, toca descansar un poco: «Nos gusta mucho el cine y estamos hablando y valorando opciones, no hay nada cerrado».

Ver sobre el tema y comentarios en el foro