Nuevamente molestando

Hay bolú. Caliente carajo si no sos argentino pega en el palo. La tarjeta te sirve en el 3d cuando mueves los polígonos. Para nada cuando haces un render. Si te fijas bien, los paquetes 3d, todos hasta la fecha trabajan de la misma manera: lo que ves cuando moves, rotas o escalas es gracias a un motor de render en tiempo real. Que en realidad no es que sea render como lo conocemos. Pero sí lo que hace es refrescar cada instante la posición de los vectores cada vez que mueves algo.

Es como los motores de juegos, solo que estos están adaptados para paquetes 3d. Entonces aquí es donde entra la tarjeta. Tanto en el programa 3d como en un juego, la tarjeta debe ser potente para llevar y traer datos lo más rápido posible, para ello interactúa con el ordenador por medio de un software llamado drirectx, u otro llamado OpenGL, lo habrás oído nombrar.

Ahora bien, un render, lo que conocemos como render, es pintar lo que muestra la escena estática, en mapas de bits. Es decir, en un montón de píxels. Ahí, la tarjeta te sirve para mirar por el monitor como va la cosa y para ir jugando un solitario. En realidad, lo que hace falta para hacer renders son gigas de Ram. Quemar la mayor cantindad de Ram posible. Un Pentium IV a 32bits no va a quemar más de 3 Gb de Ram, asíque con tres pastillas de 1 Gb, ya estáría.

Volviendo a la tarjeta, como te dije antes, te sirve igual para trabajar a los pedos con los polígonos. Eso lo tienes que notar. Y para jugarte un buen juego.

Se vemo.